Skip to main content

La gran mayoría de los padres conoce la importancia de corregir las maloclusiones dentales a una edad temprana y deciden que su hijo empiece un tratamiento de ortodoncia infantil, pues resulta más sencillo que modificar la colocación de los dientes en la edad adulta.

Sin embargo, muchos de ellos no saben qué tipo de ortodoncia infantil escoger o cuál es más conveniente para su hijo, ya que cada una presenta unas ventajas, desventajas y características concretas que hacen que sea una difícil elección.

Si este es tu caso, no te preocupes. En Dentisana, hemos realizado este artículo para explicarte todos los aspectos que debes saber de los tipos de ortodoncia infantil más utilizados.

¡Vamos a ello!

La Dra. Alba Roca nos cuenta todo lo que debes saber sobre la ortodoncia infantil.

Nos habla sobre las ventajas de la ortodoncia infantil, qué problemas corrige, todos los tratamientos disponibles y las opciones más adecuadas para cada caso.

Ortodoncia con brackets para niños

Cuando hablamos de ortodoncia infantil fija, la mayoría de las personas piensa en los conocidos “Brackets”. Se trata de un sistema de alambres que va sujeto externamente a los dientes y ejerce una presión continua en estos para corregir la mordida.

En Dentisana disponemos de dos tipos de brackets: brackets metálicos y brackets estéticos o de porcelana.

Brackets metálicos

Los brackets metálicos destacan por su gran durabilidad, pues su material es muy resistente y, excepto en algún caso, están planificados para permanecer hasta el final del tratamiento.

Es por eso que suele ser uno de los tipos de ortodoncia infantil más escogidos, ya que no tienen tendencia a romperse ni deteriorarse. Y además, como son fijos, los niños tampoco podrán perderlos, lo que evitará que pierdan efectividad.

Sin embargo, su material también conlleva desventajas, como la generación de llagas o rozaduras en la boca y su bajo nivel estético. Aunque, por otro lado, cada visita al ortodoncista se deben cambiar las gomas que recubre el metal y para muchos niños termina siendo divertido elegir los colores que quiere llevar cada vez.

Además, su composición también presenta dificultades a la hora de mantener una buena higiene, por lo que requiere de cepillados, hilo dental y enjuagues más constantes.

brackets metálicos

Brackets de porcelana

Los brackets de porcelana son conocidos como “brackets estéticos” y, como su nombre indica, presentan una gran ventaja estética frente a los brackets metálicos. Su material de porcelana intenta imitar el tono de los dientes y que, de esta forma, queden camuflados a simple vista.

Son una opción ideal para aquellos niños alérgicos al metal. Y además, también presenta como ventaja mayor comodidad que otros tipos de brackets, pues no tiene tendencia a generar molestias ni rozaduras.

No obstante, se trata de un material mucho más frágil que el metal y, por tanto, tiene mayor probabilidad de que se dañe o rompa mientras el niño juega. Esta corta durabilidad conlleva también la necesidad de mayor continuidad de visitas al ortodoncista.

Así pues, los brackets de porcelana también requieren de una higiene constante al igual que sucede con los brackets metálicos, pues al ser fijos ambos dificultan el cepillado.

brackets porcelana

Ortodoncia lingual infantil

La ortodoncia infantil lingual es considerada como los “brackets internos”, pues se trata de un sistema de alambre que une soportes colocados en el interior de los dientes y corrige la alineación de estos contrayendo desde dentro.

Su principal ventaja es que son casi imperceptibles a la vista al encontrarse en el interior de la boca y no existe riesgo de que se deteriore la superficie frontal del diente. Además, aunque en algunos niños esta posición puede dificultarles el habla, igualmente son considerados más cómodos que los brackets de metal tradicionales.

Otra de las ventajas destacadas de la ortodoncia infantil lingual es que se acopla perfectamente a los dientes del niño, ya que son realizados a medida.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que estos “brackets linguales” requieren acudir a revisiones con el ortodoncista frecuentemente, pues son más difíciles de mantener una buena higiene.

ortodoncia infantil lingual

Ortodoncia infantil removible

La ortodoncia infantil removible tiene una apariencia similar a los brackets tradicionales, pues suele tratarse de arcos y soportes metálicos pero con la ventaja de que estos se pueden retirar durante ciertos momentos del día.

Normalmente, suele recomendarse este tipo de ortodoncia infantil para casos de apiñamiento y maloclusiones leves y, dependiendo de cada caso, el ortodoncista fija las horas al día que el niño deberá llevarla puesta.

Su principal ventaja es que el propio niño podrá retirarse la ortodoncia para comer o cepillarse los dientes, lo que le garantizará mejor higiene bucal. Y, por consiguiente, necesitará acudir menos veces a su ortodoncista.

No obstante, su removilidad también presenta como desventaja que su efectividad va a depender de las horas que lo lleve puesto el niño y existe riesgo de que el niño pueda perderlo al retirarlo y no llevarlo puesto durante ciertas horas.

ortodoncia infantil removible

En los últimos años, el campo de la ortodoncia infantil removible ha sido protagonizado por los alineadores invisibles por la infinita lista de ventajas que garantiza a los más pequeños.

Te explicamos más de la ortodoncia infantil invisible a continuación:

Ortodoncia invisible para niños

La ortodoncia infantil invisible consiste en unos alineadores removibles de plástico transparente que se adaptan perfectamente a la boca del niño. En este caso no son para problemas dentales más leves, sino que son igual de efectivos que los brackets tradicionales.

Al principio fue creada especialmente para la edad adulta y hoy en día muchos padres todavía dudan de si pueden llevar los niños ortodoncia invisible. Lo cierto es que sí, y es igual de beneficiosa para los más pequeños que para los adultos.

La principal ventaja de la ortodoncia invisible infantil es que es casi imperceptible a la vista, lo que es de gran ayuda especialmente para aquellas edades en las que se está construyendo su autoestima.

Por otro lado, como en el resto de ortodoncias infantiles removibles, beneficia en gran medida en el día a día del niño, pues podrá retirarse los alineadores para cepillarse los dientes o comer sin ningún tipo de restricciones, lo que le proporcionará una buena higiene dental.

Así pues, como están hechos a medida y con un material blando, tampoco producen ningún tipo de molestia ni rozaduras al niño. Y, por consiguiente, no requiere de visitas al ortodoncista con mucha frecuencia.

Sin embargo, como el resto de ortodoncias removibles,   presenta como desventaja que su efectividad va a depender de las horas que lo lleve puesto el niño y existe riesgo de que el niño pueda perderlo al retirárselo.

ortodoncia infantil invisible

Preguntas frecuentes sobre tipos de ortodoncia infantil

Si todavía tienes dudas sobre lo relacionado con los tipos de ortodoncia infantil, desde Dentisana hemos recopilado algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros pacientes en consulta: 

¿Cómo puedo saber si mi hijo necesita ortodoncia?

Es importante estar atentos y observar frecuentemente la boca de los niños, pues gracias a una detección temprana se podrá corregir de forma más sencilla los posibles problemas dentales que tenga.

Los siguientes rasgos pueden indicarte cómo saber si tu hijo necesita ortodoncia:

  • Malos hábitos como la succión digital o respiración oral.
  • Apiñamientos, problemas de alineación y maloclusión (como que los dientes superiores cierren por dentro de los inferiores).
  • Pérdida prematura o tardía de los dientes de leche.
  • Excesivo espacio entre los dientes.
  • Problemas para cerrar y abrir la mandíbula o masticar.
  • Dificultad al hablar o pronunciar.
  • Dientes o mandíbula con tamaño desproporcionado a su cara.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al ortodoncista por primera vez?

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) recomienda llevar a los niños al ortodoncista a los 6 años, como máximo.

Esto se debe a que es una edad clave de transición en la que los dientes de leche se van cayendo y erupcionan los primeros dientes definitivos. La colocación de los primeros dientes definitivos guía el crecimiento de los que salen posteriormente, por eso es tan importante corregir a tiempo la alineación de los dientes.

¿Con qué edad se puede poner la ortodoncia infantil?

La edad en la que un niño comienza un tratamiento de ortodoncia infantil siempre dependerá de cada caso y el problema dental a corregir.

Generalmente, la primera ortodoncia infantil se suele poner alrededor de los 6 años para interceptar ciertos hábitos o maloclusiones que padezca el niño, aunque todavía contenga dientes de leche.

No obstante, es muy común que a partir de los 10-11 años se vuelva a colocar una ortodoncia infantil cuando ya haya alcanzado mayor madurez dental para terminar de corregir los problemas dentales definitivamente.

«Generalmente, la primera ortodoncia infantil se suele poner alrededor de los 6 años para interceptar ciertos hábitos o maloclusiones que padezca el niño.»

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia infantil?

La duración del tratamiento de ortodoncia infantil depende de varios factores como: la edad del paciente, los problemas dentales a corregir, el tipo de ortodoncia y la constancia del paciente para ponérsela (en caso de que sea removible).

No obstante, en términos generales, un tratamiento de ortodoncia infantil suele durar entre 12 y 30 meses.

¿Los resultados obtenidos con la ortodoncia infantil son permanentes?

No, los dientes están en movimiento continuamente y tienden a volver a su posición original. Por eso, una vez se termina el tratamiento de ortodoncia infantil siempre es recomendable que el niño lleve retenedores dentales para que se mantengan los dientes en la nueva posición y no se pierdan los resultados obtenidos.

¿Cuál es la edad máxima para ponerse ortodoncia infantil?

La ortodoncia infantil es un tratamiento propio de la odontopediatría, la cual abarca desde bebés hasta que el paciente alcanza la dentición definitiva completa, que suele ser alrededor de los 13-14 años. Sería a partir de esta edad cuando ya no se hablaría de un tratamiento de ortodoncia infantil.

La Dra. Alba Roca nos cuenta todo lo que debes saber sobre la odontopediatría, de qué se encarga esta especialidad y a qué pacientes abarca.

Pide cita para ortodoncia infantil

Si estás interesado en algún tipo tratamiento de ortodoncia infantil para tu hijo, ven a vernos a Dentisana. La primera visita es totalmente gratuita y sin compromiso.

Te realizaremos un diagnóstico detallado con simulación 3D y un presupuesto personalizado.

Siempre con una visión integral de la odontología al combinar y trabajar en conjunto doctoras de todas las especialidades.

O más fácil, si quieres llámanos al  963 03 48 46

    Deja un comentario